Cordero de Dios, Agnus Dei,
Pintado por Francisco de Zubarán (1598-1664), 
Pintado alrededor de 1635,
Óleo sobre lienzo
© Museo del Prado, Madrid

Cordero de Dios, Agnus Dei,
Pintado por Francisco de Zubarán (1598-1664), 
Pintado alrededor de 1635,
Óleo sobre lienzo
© Museo del Prado, Madrid

Evangelio del 3 de enero de 2020

El cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Juan 1:29-34

Al ver que Jesús se acercaba a él, Juan dijo: "Mira, ahí está el cordero de Dios que quita el pecado del mundo. A este me refería cuando decía: Viene después de mí un hombre que es anterior a mí porque existió antes que yo. Yo mismo no lo conocí y, sin embargo, vine a revelarlo a Israel bautizando con agua". Juan también declaró: "Vi que el Espíritu bajaba del cielo como una paloma y se posaba sobre él. Yo mismo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me había dicho: "El hombre sobre el que ves bajar el Espíritu y posarse es el que va a bautizar con el Espíritu Santo". Sí, lo he visto y soy testigo de que es el Elegido de Dios".

Reflexión sobre la pintura

A menudo hemos escuchado las palabras "Cordero de Dios" y mencionamos estas mismas palabras en cada misa. Pero, ¿qué significa realmente que Jesús es el cordero de Dios? Lo primero que hay que decir es que los nombres de Dios que se mencionan en el Antiguo y el Nuevo Testamento nos dan información importante sobre quién es Dios. Los sacrificios de animales se encuentran en todo el Antiguo Testamento. Estas ofrendas de sangre actuaban como una cobertura temporal del pecado. El pasaje principal que hay que mirar es Levítico 4:35: 'Quitarán toda la grasa, como se quita la grasa del cordero de la ofrenda de comunión, y el sacerdote la quemará en el altar sobre las ofrendas de comida presentadas al Señor. De esta manera el sacerdote hará expiación por ellos por el pecado que han cometido, y serán perdonados'.

Así pues, el objetivo principal de los sacrificios de animales era la santificación y el perdón, para volver a ponernos "en regla" con Dios. Estas diversas prácticas de sacrificio en la cultura judía a menudo incluían corderos. Los corderos son conocidos por su atractivo pelaje blanco, y el blanco es un símbolo de pureza y limpieza. La textura suave y lanosa es símbolo de la bondad de Dios (de perdonarnos). Por eso Juan el Bautista, en la lectura de hoy, llama a Jesús el Cordero de Dios, ya que Cristo era perfecto y estaba libre de pecado. Era perfectamente puro y bondadoso. Y al igual que los corderos fueron sacrificados por el pecado... así sería Cristo finalmente sacrificado.

Nuestro cuadro, obra de Francisco de Zubaran, muestra un cordero de pelaje blanco sobre una mesa gris con un fondo de contraste. El cordero tiene entre ocho y diez meses, el tiempo de crecimiento de una nueva vida dentro del vientre materno. Todavía vivo, yace con las patas atadas en una postura inequívocamente de sacrificio. La postura me recuerda también a algunas imágenes de los primeros santos mártires. Aquí no hay más elementos iconográficos simbólicos que el propio cordero... No hace falta nada más... sólo el Agnus Dei...

Compartir esta lectura del Evangelio

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en telegram
Compartir en email

**Debes estar conectado para dejar comentarios.

Lecturas relacionadas con Juan 1:29-34

24 de diciembre de 2019

Lucas 1:67-79

El canto de Zacarías

8 de diciembre de 2021

Lucas 1:26-38

Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la B...

31 de mayo de 2019

Lucas 1: 39-56

Bendito sea el fruto de tu vientre

19 de diciembre de 2019

Lucas 1:5-25

El ángel, Zacarías e Isabel

Únase a nuestra comunidad

Además de recibir nuestra Lectura Diaria del Evangelio y la Reflexión sobre el Arte, el registro de una membresía gratuita le permite: 

La misión de Arte Cristiano es ofrecer una lectura diaria del Evangelio emparejada con una obra de arte relacionada y una breve reflexión. Nuestro objetivo es ayudar a las personas a acercarse a Dios a través del magnífico maridaje entre el arte y la fe cristiana.

CONÉCTATE CON NOSOTROS

Únase a las más de 40.000 personas que reciben diariamente nuestra Lectura del Evangelio y Reflexión Artística

>
Ir al contenido