El Descenso de la Cruz,
Pintura de Pieter Paul Rubens (1577-1640),
Pintado entre 1612-1614,
óleo sobre tabla
© Catedral de Nuestra Señora, Amberes

El Descenso de la Cruz,
Pintura de Pieter Paul Rubens (1577-1640),
Pintado entre 1612-1614,
óleo sobre tabla
© Catedral de Nuestra Señora, Amberes

Evangelio del 14 de abril de 2022

El Vía Crucis - Estación 13: El cuerpo de Jesús es bajado de la cruz

Juan 19: 38

Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero en secreto, por miedo a los judíos, pidió a Pilato que pudiera llevarse el cuerpo de Jesús, y Pilato le dio permiso.

Así que vino y se llevó su cuerpo.

Reflexión sobre el cuadro

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos

Porque con tu santa cruz has redimido al mundo.

 

Dios mío, qué escena tan dramática y triste. Veo a los obreros bajando tu cuerpo con la ayuda de un sudario que uno de ellos sostiene entre sus dientes. Se apoyan firmemente en los brazos de la cruz. ¡Qué fuerte debe ser esa cruz! Veo a John, con un pie en la escalera y la espalda arqueada, sosteniendo tu espalda baja. Uno de tus pies se apoya suavemente en el hombro de María Magdalena. Tu madre está de pie al pie del árbol del sacrificio, extendiendo sus brazos hacia ti. Está deseando volver a abrazarte.

Hoy me centro en tu madre. Nuestra madre. No puedo imaginar lo que debe ser para ella ver a su hijo torturado, maltratado y luego clavado en una cruz en el foro público para que todo el mundo lo vea... Abre mis ojos, Señor Jesús, para que yo también pueda estar ahí para alguien apenado, desamparado o afligido.

Cuando alguien muere, de repente me vuelvo muy amable con esa persona. ¿Pero qué pasa cuando viven? Jesús mío, ayúdame a ver las cosas buenas en todas las personas que conozco, y haz que las ame.

 

Padre nuestro, que estás en el cielo...

Ave María, llena de gracia...

Gloria al Padre y al Hijo...

 

 

 

Lectura normal del Evangelio del día: Juan 13:1-15:

Era antes de la fiesta de la Pascua, y Jesús sabía que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre. Siempre había amado a los suyos en el mundo, pero ahora mostraba cuán perfecto era su amor.

Estaban cenando, y el diablo ya había metido en la cabeza de Judas Iscariote, hijo de Simón, que lo traicionara. Jesús, sabiendo que el Padre lo había puesto todo en sus manos, y que había venido de Dios y volvía a Dios, se levantó de la mesa, se quitó el manto y, tomando una toalla, se la puso alrededor de la cintura; luego echó agua en una jofaina y se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla que llevaba puesta. Se acercó a Simón Pedro, que le dijo: "Señor, ¿me vas a lavar los pies? Jesús respondió: "De momento no sabes lo que hago, pero más tarde lo entenderás". Nunca", dijo Pedro, "nunca me lavarás los pies". Jesús respondió: "Si no te lavo, no puedes tener nada en común conmigo". Entonces, Señor -dijo Simón Pedro-, no sólo mis pies, sino también mis manos y mi cabeza. Jesús le dijo: "Nadie que se haya bañado necesita lavarse, está limpio del todo. También vosotros estáis limpios, aunque no todos lo estéis'. Sabía quién iba a traicionarle, por eso dijo: "aunque no todos lo estáis".

Cuando les lavó los pies y se vistió de nuevo, volvió a la mesa. ¿Comprendéis, dijo, lo que os he hecho? Me llamáis Maestro y Señor, y con razón; así es. Si yo, pues, Señor y Maestro, os he lavado los pies, debéis lavaros los pies unos a otros. Os he dado un ejemplo para que copiéis lo que yo he hecho con vosotros".

Compartir esta lectura del Evangelio

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en telegram
Compartir en email

**Debes estar conectado para dejar comentarios.

  • Clare Kent dice:

    Gracias por estas reflexiones tan conmovedoras. Como madre, me conmueve especialmente el hecho de que María se acerque anhelando volver a tener a su hijo en brazos. Que tengáis un Triduo bendecido.

  • Charles Marriott dice:

    Sí. Digamos las cosas buenas de las personas cuando aún están con nosotros. No tener remordimientos por cómo les tratábamos y hablábamos de ellos cuando aún vivían. Ya soy mayor y a veces me siento un poco incómodo en los funerales cuando aparecen "dolientes" a los que el fallecido no había visto en mucho tiempo. ¿Están ahí por el drama y, me atrevo a decir, por la comida y la bebida? .....

  • Lecturas relacionadas con Juan 19: 38

    23 de marzo de 2021

    Juan 19:27

    El Vía Crucis - Estación 4: Jesús me...

    11 de junio de 2021

    Juan 19:31-37

    Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús

    5 de abril de 2022

    Juan 19: 27

    El Vía Crucis - Estación 4: Jesús me...

    1 de abril de 2021

    Juan 19:38

    Las estaciones del Vía Crucis - Estación 13: Jesús i...

    Únase a nuestra comunidad

    Además de recibir nuestra Lectura Diaria del Evangelio y la Reflexión sobre el Arte, el registro de una membresía gratuita le permite: 

    La misión de Arte Cristiano es ofrecer una lectura diaria del Evangelio emparejada con una obra de arte relacionada y una breve reflexión. Nuestro objetivo es ayudar a las personas a acercarse a Dios a través del magnífico maridaje entre el arte y la fe cristiana.

    CONÉCTATE CON NOSOTROS

    Únase a las más de 40.000 personas que reciben diariamente nuestra Lectura del Evangelio y Reflexión Artística

    >
    Ir al contenido