Jesús se aparece a sus discípulos en el Mar de Tiberíades,
Ilustración de Die Bibel in Bildern,
Grabado por Julius Schnorr von Carolsfeld (1794-1872),
Publicado en 1853,
Cromolitografía en color
© Alamy / Christian Art

Jesús se aparece a sus discípulos en el Mar de Tiberíades,
Ilustración de Die Bibel in Bildern,
Grabado por Julius Schnorr von Carolsfeld (1794-1872),
Publicado en 1853,
Cromolitografía en color
© Alamy / Christian Art

Evangelio del 22 de abril de 2022

Al oír estas palabras "Es el Señor", Simón Pedro se lanzó al agua

Juan 21:1-14

Jesús se mostró de nuevo a los discípulos. Fue junto al mar de Tiberíades, y sucedió así: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado el Mellizo, Natanael de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y dos más de sus discípulos. Simón Pedro dijo: 'Voy a pescar'. Ellos le respondieron: 'Vamos contigo'. Salieron y subieron a la barca, pero aquella noche no pescaron nada.

Ya era de día y allí estaba Jesús en la orilla, aunque los discípulos no se daban cuenta de que era Jesús. Jesús gritó: "¿Habéis pescado algo, amigos? Y cuando le contestaron que no, les dijo: "Echad la red a estribor y encontraréis algo". Así que echaron la red, y había tantos peces que no pudieron recogerla. El discípulo al que Jesús amaba dijo a Pedro: "Es el Señor". Al oír estas palabras "Es el Señor", Simón Pedro, que no llevaba prácticamente nada puesto, se envolvió con su manto y se lanzó al agua. Los otros discípulos subieron a la barca, remolcando la red y los peces; sólo estaban a unos cien metros de tierra.

En cuanto llegaron a la orilla, vieron que había un poco de pan y un fuego de carbón con pescado cocinándose en él. Jesús les dijo: "Traed algunos de los peces que acabáis de pescar". Simón Pedro subió a bordo y arrastró la red hasta la orilla, llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres; y a pesar de ser tantos la red no se rompió. Jesús les dijo: "Venid a desayunar". Ninguno de los discípulos se atrevió a preguntar: "¿Quién eres tú?"; sabían muy bien que era el Señor. Entonces Jesús se adelantó, tomó el pan y se lo dio, y lo mismo hizo con el pescado. Era la tercera vez que Jesús se mostraba a los discípulos después de resucitar.

Reflexión sobre el grabado

Nuestro grabado de mediados del siglo XIX, obra de Julius Schnorr von Carolsfeld, representa el momento de nuestra lectura del Evangelio en el que 'Simón Pedro, que no llevaba prácticamente nada puesto, se envolvió con su manto y se lanzó al agua'. Vemos a Jesús representado como la fuente de luz, de pie en la orilla del mar de Tiberíades. Juan y Pedro acaban de ver a Jesús, y sus expresiones transmiten la sorpresa y la alegría de verlo. Los demás discípulos están al otro lado de la barca, consiguiendo a duras penas sacar los abundantes peces que han pescado.

La lectura del Evangelio de hoy nos reconforta. Si ni siquiera los discípulos, que durante años estuvieron tan cerca de Jesús y lo siguieron a todas partes, lo reconocieron, seguramente nosotros tampoco podemos reconocer a Jesús con facilidad. ¿O sí? Hay tantos extraños en la orilla de nuestras vidas: personas con las que nos hemos encontrado pero en las que no hemos visto a Jesús. Tal vez haga falta alguien como Juan, el discípulo amado, para señalarnos al Señor. Mira el efecto que tuvo: Pedro se lanzó semidesnudo al mar para acercarse a Cristo.

Simón Pedro no fue el primer discípulo que reconoció a Jesús. Sin embargo, ¡fue el primero en responder! Nuestro grabado transmite tan bellamente la espontaneidad e inmediatez de su respuesta.

Compartir esta lectura del Evangelio

¿Te ha gustado esta lectura del Evangelio y la reflexión sobre el arte?

Participa en el debate sobre esta obra de arte y la lectura del Evangelio

Suscríbase a
Notificar a
3 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
Charles Marriott
Miembro
Charles Marriott(@chazbo)
Hace 3 meses

¿No era este hombre un cantante wagneriano también?

Michael Trudeau
Miembro
Michael Trudeau(@michaeltrudeau)
Hace 3 meses

Creo que no he leído este pasaje con suficiente atención hasta ahora. Jesús, plenamente Dios y plenamente hombre, triunfante sobre el pecado y la muerte, enciende un fuego, prepara pan y pescado y sirve a sus amigos una comida. Puede que la apariencia externa de Jesús haya cambiado, pero sigue siendo el mismo Jesús que lavó los pies de sus amigos.

Patricia O'Brien
Miembro
Patricia O'Brien(@marispiper)
Hace 3 meses

Después de la resurrección, Jesús debe haber cambiado exteriormente - de hecho, ¿cómo podría ser el mismo? Sin embargo, es en sus palabras y en el partimiento del pan donde saben que es Él. Me encanta este evangelio y los pequeños detalles, como el número de peces.

Lecturas relacionadas con Juan 21:1-14

22 de mayo de 2021

Juan 21:20-25

Hubo muchas otras cosas que Jesús hizo

8 de junio de 2019

Juan 21: 20-25

Si todo se escribiera, el mundo mismo se...

26 de abril de 2019

Juan 21:1-14

Esta fue la tercera vez que Jesús se mostró

21 de mayo de 2021

Juan 21:15-19

Jesús indicó el tipo de muerte por el que Pete...

Únase a nuestra comunidad

Además de recibir nuestra Lectura Diaria del Evangelio y la Reflexión sobre el Arte, el registro de una membresía gratuita le permite: 

La misión de Arte Cristiano es ofrecer una lectura diaria del Evangelio emparejada con una obra de arte relacionada y una breve reflexión. Nuestro objetivo es ayudar a las personas a acercarse a Dios a través del magnífico maridaje entre el arte y la fe cristiana.

CONÉCTATE CON NOSOTROS

Únase a las más de 40.000 personas que reciben diariamente nuestra Lectura del Evangelio y Reflexión Artística

Ir al contenido