Los celos, 
Pintado por Edvard Munch (1863-1944),
Pintado en 1907
Óleo sobre lienzo
© Museo Munch, Oslo
Los celos, 
Pintado por Edvard Munch (1863-1944),
Pintado en 1907
Óleo sobre lienzo
© Museo Munch, Oslo
Evangelio del 4 de junio de 2022

Pedro se volvió y vio al discípulo que Jesús amaba

Juan 21:20-25

Pedro se volvió y vio al discípulo que Jesús amaba que los seguía, el que se había apoyado en su pecho durante la cena y le había dicho: "Señor, ¿quién es el que te va a entregar?". Al verlo, Pedro le dijo a Jesús: "¿Qué pasa con él, Señor?". Jesús respondió: 'Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿qué te importa? Tú has de seguirme'. Entonces corrió el rumor entre los hermanos de que este discípulo no moriría. Pero Jesús no había dicho a Pedro: "No morirá", sino: "Si quiero que se quede hasta que yo venga".

Este discípulo es el que da fe de estas cosas y las ha escrito, y sabemos que su testimonio es verdadero.

Hubo muchas otras cosas que hizo Jesús; si se escribieran todas, supongo que en el mundo mismo no cabrían todos los libros que habría que escribir.

Reflexión sobre el cuadro

La lectura del Evangelio de hoy es la continuación de la de ayer, en la que oímos que Jesús encargó a Pedro que apacentara a los corderos y a las ovejas. En la lectura de ayer, Pedro recibió una misión clara. Hoy oímos que Pedro preguntó a Jesús por el discípulo amado: "¿Qué pasa con él, Señor? Pedro sabía que Juan era especialmente querido por Jesús, así que tal vez Pedro se preguntaba qué planes tenía Jesús para Juan. Tal vez Pedro estaba incluso un poco celoso de Juan, pensando que tal vez a Juan se le daría un papel aún más importante que el que acaba de recibir Pedro. Pero Jesús es claro en su respuesta que tiene una misión distinta para cada uno de ellos. Cada uno tenía su vocación y su llamada única.

Recuerda que la lectura de hoy es la última interacción que Jesús tiene con sus discípulos en el Evangelio de Juan. Así que Juan deja claro en nuestro intercambio entre Pedro y Jesús que cada uno tiene su propia misión. No debemos sentirnos celosos si alguien tiene más talento, más capacidad o más éxito. Si todo se hace para la gloria de Dios, eso es lo que importa. A mí me parece que aquí Jesús quiere abordar los celos. En sus últimas palabras a sus discípulos en el Evangelio de Juan, Jesús nos pide que aprendamos a manejar las emociones de los celos, o de lo contrario ellas comenzarán a manejarnos a nosotros. Los celos provienen de contar las bendiciones de los demás, en lugar de las nuestras.

Nuestro cuadro del artista noruego Edvard Munch titulado Celosmuestra la otra cara del amor. La relación entre las tres figuras parece complicada. Incluso las pinceladas desordenadas transmiten cierta oscuridad y desunión. Vemos a dos hombres y una mujer, y comprendemos enseguida que se trata de celos. La mujer, con las mejillas enrojecidas, está entre los dos hombres. Uno mira hacia abajo y el otro nos mira directamente. Está pintado con tonalidades verdosas en la piel. El color verde, que a menudo asociamos con los celos ("verde de envidia"), es también el color complementario del rojo, el color del amor.

Compartir esta lectura del Evangelio

¿Te ha gustado esta lectura del Evangelio y la reflexión sobre el arte?

Participa en el debate sobre esta obra de arte y la lectura del Evangelio

Suscríbase a
Notificar a
3 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
Patricia O'Brien
Miembro
Patricia O'Brien(@marispiper)
Hace 3 meses

¡Oh, Peter! Nos das esperanza a todos. Era tan imperfecto, pero aún así fue elegido... deberíamos recordarlo. Los celos son naturales pero están fuera de lugar - somos quienes somos, nadie más...
Sí, Edvard Munch es mucho más que El grito. La mayoría de sus cuadros muestran escenarios y emociones difíciles. Muy bueno.

Charles Marriott
Miembro
Charles Marriott(@chazbo)
Hace 3 meses

Creo que el tipo que mira hacia abajo está molesto porque la mujer ha manifestado su interés por el tipo que mira hacia nosotros: ¡ha sido un poco franca y ahora está avergonzada! El hombre que nos mira está avergonzado porque los dos hombres eran buenos amigos y ahora esta dificultad se ha interpuesto entre ellos. ¡Supongo que se podría armar otro escenario!

Eleanor Newell
Miembro
Eleanor Newell(@eleanornewell)
Hace 3 meses

¡Interesante!

Lecturas relacionadas con Juan 21:20-25

22 de mayo de 2021

Juan 21:20-25

Hubo muchas otras cosas que Jesús hizo

3 de junio de 2022

Juan 21: 15-19

Alimenta a mis corderos, alimenta a mis ovejas

7 de junio de 2019

Juan 21: 15-19

¿Me quieres?

5 de mayo de 2019

Juan 21:1-19

Simón Pedro saltó al agua

Únase a nuestra comunidad

Además de recibir nuestra Lectura Diaria del Evangelio y la Reflexión sobre el Arte, el registro de una membresía gratuita le permite: 

La misión de Arte Cristiano es ofrecer una lectura diaria del Evangelio emparejada con una obra de arte relacionada y una breve reflexión. Nuestro objetivo es ayudar a las personas a acercarse a Dios a través del magnífico maridaje entre el arte y la fe cristiana.

CONÉCTATE CON NOSOTROS

Únase a las más de 40.000 personas que reciben diariamente nuestra Lectura del Evangelio y Reflexión Artística

Ir al contenido