La muerte y el hombre rico,
Ejecutado por Frans II Francken (1581 - 1642),
Óleo sobre cobre,
Ejecutado alrededor de 1610,
© Galerie Lowet de Wotrenge, Amberes, Bélgica

La muerte y el hombre rico,
Ejecutado por Frans II Francken (1581 - 1642),
Óleo sobre cobre,
Ejecutado alrededor de 1610,
© Galerie Lowet de Wotrenge, Amberes, Bélgica

Evangelio del 31 de julio de 2022

Rico a los ojos de Dios

Lucas 12:13-21

Un hombre de la multitud le dijo a Jesús: 'Maestro, dile a mi hermano que me dé una parte de nuestra herencia'. Amigo mío", le respondió, "¿quién me ha nombrado juez o árbitro de vuestras reclamaciones? Entonces les dijo: "Vigilad y poneos en guardia contra cualquier tipo de avaricia, porque la vida de un hombre no está asegurada por lo que posee, aunque tenga más de lo que necesita".

Luego les contó una parábola: "Había una vez un hombre rico que, habiendo tenido una buena cosecha de sus tierras, pensó para sí: "¿Qué voy a hacer? No tengo suficiente espacio para almacenar mis cosechas". Entonces dijo: "Esto es lo que haré: Derribaré mis graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré en ellos todo mi grano y mis bienes, y le diré a mi alma: Alma mía, tienes muchos bienes guardados para muchos años; toma las cosas con calma, come, bebe, diviértete". Pero Dios le dijo: "¡Tonto! Esta misma noche se demandará tu alma; y este tesoro tuyo, ¿de quién será entonces?" Así sucede cuando un hombre acumula un tesoro para sí mismo en lugar de hacerse rico a los ojos de Dios.'

Reflexión sobre la pintura en cobre

El cuadro que estamos viendo es diminuto, apenas mide 16 por 13 cm. (6 por 5 pulgadas). Fue pintado hacia 1610 por Frans Franken en Amberes, utilizando los pinceles más finos y pequeños. Como espectador, tiene que acercarse mucho al cuadro para verlo bien y así participar en la intimidad de esta pintura. Si mira la imagen en su teléfono, el cuadro se verá casi en sus dimensiones reales. 

Vemos a un hombre rico y exitoso que (al igual que en el Evangelio de hoy) reunía muchos bienes mundanos. Vestido con pieles de armiño, se le ve contando monedas de oro y leyendo documentos en una mesa forrada de terciopelo, cubierta de documentos legales y monedas de oro. Sin embargo, la Muerte está cerca de él, apoyada en un gran reloj de arena y tocando el violín... el tiempo pasa y la última música suena para el hombre. Sabe que su tiempo se agota rápidamente y que toda su riqueza no puede evitar la muerte. Al igual que en el Evangelio de hoy, el hombre rico no es descrito como malvado o perverso, sino como egoísta, codicioso y preocupado por sí mismo. La única garantía que tenemos todos es que un día, nosotros también dejaremos esta primera vida y no podremos llevarnos nada con nosotros. El refrán latino dice:  Mors certa, hora incerta (La muerte es segura, pero su hora es desconocida).

Ésas son, en efecto, las lecturas de este domingo: una advertencia para que nos centremos en lo que tiene una importancia duradera, y no nos distraigamos con las riquezas y las tentaciones terrenales. Jesús nos previene contra cualquier tipo de codicia y nos dice claramente que nuestra vida no está asegurada por lo que poseemos. La vida eterna no se puede medir en términos de posesiones materiales. La vida eterna tiene que ver con QUIENES somos, y no con LO QUE TENEMOS. Lo que somos nos lo podemos llevar a la otra vida; lo que tenemos lo dejamos atrás.

No sabemos cuándo llegará la muerte, puede ser a una edad temprana (como el joven del fondo del cuadro), o a una edad avanzada. Se ve a ambos hombres intentando negociar con la Muerte, y por supuesto no llegan a ninguna parte. La frustración se ve en sus rostros. La iconografía de las pinturas del fondo (y son minúsculas en este pequeño cuadro) son de una ciudad en llamas y un paisaje con vagabundos, refiriéndose de nuevo a la naturaleza transitoria de la vida, y a cómo como vagabundos todos somos peregrinos en esta vida... en nuestro camino hacia Dios.

Compartir esta lectura del Evangelio

¿Te ha gustado esta lectura del Evangelio y la reflexión sobre el arte?

Participa en el debate sobre esta obra de arte y la lectura del Evangelio

Suscríbase a
Notificar a
3 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
Anthony
Miembro
Anthony(@anthony)
Hace 18 días

Como nos dijo San Francisco, sólo puedes llevar al cielo lo que has dado.
San Antonio era un joven muy rico que se alejó de la riqueza y el poder. ¡No te diré cómo se refería al dinero!

Charles Marriott
Miembro
Charles Marriott(@chazbo)
Hace 18 días

No hay bolsillos en las mortajas", como dice el refrán. La avaricia no suele ser tan obvia, pero según mi experiencia, detrás de la apariencia agradable que muestra la gente hay un gran interés por amasar y conservar la riqueza mundana. El "éxito" en esta vida requiere cierta crueldad.

Patricia O'Brien
Miembro
Patricia O'Brien(@marispiper)
Hace 18 días
Responder a  Charles Marriott

Sí, es cierto. Mi madre solía decir esto de los ricos, empeñados en amasar más "No lo entiendo, sólo tienes uno de estos" señalando su boca.

Lecturas relacionadas con Lucas 12:13-21

21 de octubre de 2019

Lucas 12: 13-21

Había una vez un hombre rico

22 de octubre de 2020

Lucas 12:49-53

San Juan Pablo II

20 de octubre de 2020

Lucas 12:36-38

Asegúrate de estar vestido para la acción

4 de agosto de 2019

Lucas 12: 13-21

Rico a los ojos de Dios

Únase a nuestra comunidad

Además de recibir nuestra Lectura Diaria del Evangelio y la Reflexión sobre el Arte, el registro de una membresía gratuita le permite: 

La misión de Arte Cristiano es ofrecer una lectura diaria del Evangelio emparejada con una obra de arte relacionada y una breve reflexión. Nuestro objetivo es ayudar a las personas a acercarse a Dios a través del magnífico maridaje entre el arte y la fe cristiana.

CONÉCTATE CON NOSOTROS

Únase a las más de 40.000 personas que reciben diariamente nuestra Lectura del Evangelio y Reflexión Artística

Ir al contenido