Evangelio del 12 de septiembre de 2022

No soy digno de que entres en mi casa

Lucas 7:1-10

Cuando Jesús llegó al final de todo lo que quería que la gente escuchara, fue a Capernaum. Un centurión tenía allí un siervo, uno de sus favoritos, que estaba enfermo y a punto de morir. Habiendo oído hablar de Jesús, le envió algunos ancianos judíos para pedirle que viniera a curar a su siervo. Cuando llegaron a Jesús, le suplicaron encarecidamente. "Se lo merece -le dijeron-, porque es amigo de nuestro pueblo; de hecho, es el que construyó la sinagoga". Jesús fue con ellos y no estaba muy lejos de la casa cuando el centurión le avisó por medio de unos amigos: "Señor -dijo-, Señor, no te molestes, porque No soy digno de que entres en mi casa, y por eso ni siquiera me consideré digno de salir a tu encuentro, sino que di la palabra y deja que mi siervo se cure. Porque yo mismo estoy bajo autoridad, y tengo soldados a mi cargo; y a uno le digo: Ve, y va; a otro: Ven aquí, y viene; a mi siervo: Haz esto, y lo hace". Al oír estas palabras, Jesús se asombró de él y, volviéndose, dijo a la multitud que le seguía: "Os digo que ni siquiera en Israel he encontrado una fe como ésta.' Cuando los mensajeros volvieron a la casa, encontraron al siervo en perfecto estado de salud.

Tomás Luis de Victoria, Domine non sum dignus

Haga clic aquí para ver el vídeo  -- ver el primer 1:36

 

"Señor, no soy digno de que entres en mi casa". Esas palabras que el centurión dirigió a Jesús nos resultan muy familiares, pues las decimos cada vez que asistimos a la Misa, justo antes de recibir la Sagrada Comunión. La versión latina de este texto fue musicalizada para voces masculinas por el sacerdote-compositor español del siglo XVI Tomás Luis de Victoria. Sin embargo, hay una pequeña diferencia en el texto: el centurión dice "mi siervo será curado", pero Victoria utiliza el texto que se ha introducido en la misa "mi alma será sanada". Cuando rezamos este texto, no nos limitamos a citar algo que dijo el centurión, sino que lo aplicamos a nosotros mismos. Estas palabras finales reciben un énfasis especial en la composición de Victoria, ya que las cuatro voces se mueven juntas en acordes de bloque, en contraste con el contrapunto fluido de la música anterior.

El centurión muestra una notable combinación de fe y humildad cuando pide a Jesús que sane a su siervo. No quiere que Jesús se tome la molestia de visitar su casa, sino que cree que Jesús puede curar a su siervo simplemente dando una orden, como hace el centurión en su vida profesional. Jesús rinde homenaje a la profunda fe del centurión, tanto más notable cuanto que éste era un gentil, no un miembro del pueblo de Israel.

Cuando nos acercamos a Jesús, y especialmente cuando nos acercamos al altar para recibir la Sagrada Comunión, tenemos que adoptar la misma actitud que tenía el centurión: aunque seamos indignos de encontrarnos con Jesús, él quiere venir a nosotros, y por eso nos cura, nos hace dignos. Basta con "decir la palabra".

 

Reflexión escrita por Monseñor Philip Whitmore. Es párroco de la iglesia de St James, Spanish Place, en el centro de Londres. Anteriormente vivió más de 20 años en Roma, trabajando primero en el Vaticano y luego como rector del Venerable Colegio Inglés. Antes de ser sacerdote, fue historiador de la música en el Magdalen College de Oxford.

Compartir esta lectura del Evangelio

¿Te ha gustado esta lectura del Evangelio y la reflexión sobre el arte?

Participa en el debate sobre esta obra de arte y la lectura del Evangelio

Notify of
3 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
marleen de vlieghere
Miembro
marleen de vlieghere(@marleen)
Hace 4 meses

¡qué tranquilidad!

Patricia O'Brien
Miembro
Patricia O'Brien(@marispiper)
Hace 4 meses

Me ha gustado mucho esto - ¡¡¡Oh esas voces de bajo!!!
El evangelio es uno de los que me resulta muy real, más que otros, no sé por qué. Cuando lo escucho, pienso "Esto es verdad. Esto ha sucedido. Tú eres el Cristo".
Es realmente maravilloso. Gracias a Dios.

Rya Lucas
Miembro
Rya Lucas(@katteliekemeissie)
Hace 4 meses
Responder a  Patricia O'Brien

Tienes razón, Patricia. Tengo esa misma idea... esto realmente sucedió. Espero tener esa misma fe y que Jesús lo sepa. Entonces me salvaré. Y gracias por tu respuesta de ayer. Realmente lloré y me emocioné mucho. Tus palabras fueron como un bálsamo para mí.

Lecturas relacionadas con Lucas 7:1-10

17 de septiembre de 2020

Lucas 7:36-50

Sus muchos pecados han sido perdonados, o ella ...

18 de septiembre de 2019

Lucas 7:31-35

Son como niños gritando

16 de septiembre de 2021

Lucas 7:36-50

Derramó lágrimas sobre los pies de Jesús

17 de septiembre de 2019

Lucas 7:11-17

La resurrección del hijo de la viuda de Naín

Únase a nuestra comunidad

Además de recibir nuestra Lectura Diaria del Evangelio y la Reflexión sobre el Arte, el registro de una membresía gratuita le permite: 

La misión de Arte Cristiano es ofrecer una lectura diaria del Evangelio emparejada con una obra de arte relacionada y una breve reflexión. Nuestro objetivo es ayudar a las personas a acercarse a Dios a través del magnífico maridaje entre el arte y la fe cristiana.

CONÉCTATE CON NOSOTROS

Únase a las más de 40.000 personas que reciben diariamente nuestra Lectura del Evangelio y Reflexión Artística

Ir al contenido