Adoración de los pastores,
Pintura de Matthias Stom (1615-1649),
Pintado alrededor de 1650,
Óleo sobre lienzo
© Palazzo Madama, Turín / Google Arts

Adoración de los pastores,
Pintura de Matthias Stom (1615-1649),
Pintado alrededor de 1650,
Óleo sobre lienzo
© Palazzo Madama, Turín / Google Arts

Evangelio del 27 de agosto de 2022

La parábola de los talentos

Mateo 25:14-30

Jesús dijo esta parábola a sus discípulos: El Reino de los Cielos se parece a un hombre que, de camino al extranjero, llamó a sus siervos y les confió sus bienes. A uno le dio cinco talentos, a otro dos, a un tercero uno; cada uno en proporción a su capacidad. Luego se puso en marcha.

El hombre que había recibido los cinco talentos fue rápidamente a comerciar con ellos e hizo cinco más. El que había recibido dos, hizo otros dos de la misma manera. Pero el que había recibido uno se fue y cavó un agujero en la tierra y escondió el dinero de su amo.

Mucho tiempo después, el señor de aquellos siervos volvió y revisó sus cuentas con ellos. El hombre que había recibido los cinco talentos se adelantó trayendo cinco más. "Señor", dijo, "me has confiado cinco talentos; aquí tienes otros cinco que he hecho".

Su amo le dijo: "Bien hecho, siervo bueno y fiel; has demostrado que puedes ser fiel en las cosas pequeñas, te confiaré las más grandes; ven y participa en la felicidad de tu amo."

A continuación se presentó el hombre de los dos talentos. "Señor", dijo, "me has confiado dos talentos; aquí tienes otros dos que he hecho". Su señor le dijo: "Bien hecho, siervo bueno y fiel; has demostrado que puedes ser fiel en las cosas pequeñas, te confiaré otras mayores; ven y participa en la felicidad de tu señor."

Al final se presentó el hombre que tenía el único talento. "Señor", dijo, "había oído que eras un hombre duro, que cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has esparcido; por eso tuve miedo, y me fui y escondí tu talento en la tierra. Aquí está; era tuyo, devuélvelo". Pero su amo le respondió: "¡Siervo malo y perezoso! ¿Así que sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido? Pues bien, deberías haber depositado mi dinero en los banqueros, y a mi regreso habría recuperado mi capital con intereses. Así que ahora, quítale el talento y dáselo al que tiene los cinco talentos. Porque a todo el que tiene se le dará más, y tendrá más que suficiente; pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. En cuanto a este siervo inútil, echadlo a la oscuridad, donde habrá llanto y rechinar de dientes".

Reflexión sobre el cuadro

El rico propietario de nuestra lectura del Evangelio de hoy se presenta como una persona muy generosa, que confía en su personal más allá de lo que harían muchos empresarios. Antes de irse de descanso, confía una gran cantidad de dinero a tres de sus sirvientes, cada uno según su capacidad para hacer buen uso de este generoso regalo. Para su maravillosa sorpresa, dos de los criados hicieron buen uso del dinero recibido. Sin embargo, el tercer sirviente no hizo nada con lo que se le había dado. En lugar de reconocer la naturaleza tan confiada y generosa de su amo, se quedó paralizado por la imagen que tenía de su amo como alguien exigente, de corazón frío y un jefe duro.

Jesús nos cuenta esta parábola para ayudarnos a reconocer lo generoso que ha sido Dios con cada uno de nosotros, lo mucho que nos ha confiado. Hemos recibido tanto.... Y el mayor regalo que nos ha hecho, es su Hijo.

Por eso hoy quiero compartir simplemente un cuadro del nacimiento de Cristo, el regalo más precioso de Dios para nosotros. Más que un regalo, es la luz del mundo. Nuestro cuadro, obra de Matthias Stom, representa al niño Jesús rebosante de luz. Todas las miradas están puestas en él: todo el mundo reverencia el regalo que se le ha hecho.

Los rostros están especialmente bien pintados, pero fíjense también en el hermoso modelado de las manos.

Compartir esta lectura del Evangelio

¿Te ha gustado esta lectura del Evangelio y la reflexión sobre el arte?

Participa en el debate sobre esta obra de arte y la lectura del Evangelio

Suscríbase a
Notificar a
3 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
Lynde Stubbs
Miembro
Lynde Stubbs(@lynde)
Hace 30 días

¡Tan hermoso! Gracias por su maravilloso trabajo con la Santa Palabra de Dios.

Charles Marriott
Miembro
Charles Marriott(@chazbo)
Hace 1 mes

¡Uf! He conseguido volver a entrar en esta web. ¡Tuve que comprar un nuevo ordenador para hacerlo!
Volveré a hacer observaciones esclarecedoras a partir de ahora.
Me encanta este cuadro: ¿un mensaje navideño anticipado?

Patricia O'Brien
Miembro
Patricia O'Brien(@marispiper)
Hace 1 mes

Sí, al que se le da mucho, se le espera mucho. Escucha los impulsos del Espíritu y no te equivocarás mucho... siempre que te levantes y lo hagas de verdad 👍

Lecturas relacionadas con Mateo 25:14-30

27 de agosto de 2021

Mateo 25:1-13

La fiesta de Santa Mónica

9 de agosto de 2019

Mateo 25: 1-13

La parábola de las vírgenes sabias y necias

7 de marzo de 2022

Mateo 25:31-46

El pastor separa las ovejas de las cabras

28 de agosto de 2021

Mateo 25:14-30

Señor, usted me confió dos talentos

Únase a nuestra comunidad

Además de recibir nuestra Lectura Diaria del Evangelio y la Reflexión sobre el Arte, el registro de una membresía gratuita le permite: 

La misión de Arte Cristiano es ofrecer una lectura diaria del Evangelio emparejada con una obra de arte relacionada y una breve reflexión. Nuestro objetivo es ayudar a las personas a acercarse a Dios a través del magnífico maridaje entre el arte y la fe cristiana.

CONÉCTATE CON NOSOTROS

Únase a las más de 40.000 personas que reciben diariamente nuestra Lectura del Evangelio y Reflexión Artística

Ir al contenido