El tesoro de Pastón,
Pintado por un pintor holandés anónimo,
Óleo sobre lienzo,
Pintado hacia 1670
Museo y Galería de Arte del Castillo de Norwich, Norwich, Reino Unido. Fotografía por cortesía del Servicio de Museos de Norfolk

El tesoro de Pastón,
Pintado por un pintor holandés anónimo,
Óleo sobre lienzo,
Pintado hacia 1670
Museo y Galería de Arte del Castillo de Norwich, Norwich, Reino Unido. Fotografía por cortesía del Servicio de Museos de Norfolk

Evangelio del 21 de junio de 2019

Guarda los tesoros en el cielo

Mateo 6: 19-23

Jesús dijo a sus discípulos: 'No acumuléis tesoros en la tierradonde las polillas y las carcomas las destruyen y los ladrones pueden entrar a robar. Pero acumulen tesoros en el cielodonde ni la polilla ni las carcomas los destruyen y los ladrones no pueden entrar a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

La lámpara del cuerpo es el ojo. Por lo tanto, si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará lleno de luz. Pero si tu ojo está enfermo, todo tu cuerpo será oscuridad. Si entonces, la luz dentro de ti es oscuridad, ¡qué oscuridad será!'

Reflexión sobre la pintura sobre tabla

Jesús nos advierte hoy no acumular tesoros para nosotros mismos en la tierra. Esto, por supuesto, es particularmente conmovedor para todos los coleccionistas de arte que hay por aquí, y a menudo me preguntan si coleccionar no es realmente malo para uno, ya que se trata de coleccionar bienes mundanos. Esto no significa necesariamente que la gente coleccione cosas caras, pero dentro de nosotros tenemos el impulso de coleccionar objetos. Piensa en un niño que colecciona cromos de fútbol, recuerdos de la Guerra de las Galaxias, o en niñas que coleccionan vestidos para sus muñecas, etc. Así que, vista la lectura de hoy, ¿sería entonces malo coleccionar? Bueno, todo depende de la motivación que haya detrás y de cómo afecte a tu día a día. Si el coleccionismo se convierte en algo más importante que tus relaciones, o se convierte en algo obsesivo o te gusta presumir de lo que has coleccionado o si gastas el dinero de forma imprudente, entonces el coleccionismo no es bueno para ti. Pero si el coleccionismo pasa a ser una parte "de fondo" de tu vida, y es algo que simplemente te da alegría, y no interfiere con tus relaciones o con la voluntad de Dios para tu vida, entonces coleccionar puede ser probablemente algo bueno. Sin embargo, es más complejo que eso. Además, coleccionar no tiene por qué costar dinero, como coleccionar fotografías familiares, piedras, conchas marinas, etc... que aportan alegría al propietario por los recuerdos que guardan.

Dicho esto, Jesús nos advierte de que cualquier cosa terrenal que recojamos, por supuesto, puede romperse, desvanecerse, ser robada, ser destruida... De ahí que cualquier tesoro en la tierra sea temporal y no pueda durar para siempre. Él pregunta Y En cambio, nos anima a acumular tesoros en el cielo, donde no se rompan, ni se roben, ni se destruyan. ¿Cómo podemos hacerlo? .... ayudando a los demás, siendo amables, amando al prójimo, obedeciendo a Dios, dedicando tiempo a la oración, etc.

Hoy nos fijamos en un cuadro que representa profusamente una colección privada de bienes terrenales. Tiene un aspecto increíblemente rico y opulento, mostrando una pequeña fracción de los tesoros coleccionados por la familia Paston. Fue realizado por un artista holandés desconocido que residía en la residencia de los Paston. Le invito a ver este vídeo, narrado por Stephen Fry, que revela un poco más sobre el cuadro: https://www.youtube.com/watch?v=kRk4EGVXDSg

La razón principal para elegir este cuadro, aparte de su contenido relevante para la lectura del Evangelio de hoy, es que fue pintado por una mano anónima. Con demasiada frecuencia, los artistas de hoy en día son glorificados y se convierten en el centro de atención. El culto al artista puede llegar a suplantar las obras que éste realiza. Aquí estamos ante una obra magníficamente ejecutada, pero el artista no firmó la obra, ni quiso ser conocido... una actitud bastante hermosa, y en ese sentido muy contracultural para nuestra mentalidad del siglo XXI.

La pregunta en última instancia en la lectura de hoy es: ¿dónde está nuestro corazón? Si está en las cosas terrenales, entonces hay un problema. Si está en el cielo, entonces estamos más cerca de Dios, y por lo tanto profundamente en su amor.

Compartir esta lectura del Evangelio

¿Te ha gustado esta lectura del Evangelio y la reflexión sobre el arte?

Participa en el debate sobre esta obra de arte y la lectura del Evangelio

Notify of
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Lecturas relacionadas con Mateo 6: 19-23

17 de febrero de 2021

Mateo 6:1-6,16-18

El miércoles de ceniza a través del arte - Vídeo

26 de febrero de 2020

Mateo 6:1-6,16-18

Miércoles de Ceniza: recuerda que eres polvo

23 de febrero de 2021

Mateo 6:7-15

Nuestro Padre en el cielo

8 de marzo de 2022

Mateo 6:7-15

En tus oraciones no balbucees como los paganos

Únase a nuestra comunidad

Además de recibir nuestra Lectura Diaria del Evangelio y la Reflexión sobre el Arte, el registro de una membresía gratuita le permite: 

La misión de Arte Cristiano es ofrecer una lectura diaria del Evangelio emparejada con una obra de arte relacionada y una breve reflexión. Nuestro objetivo es ayudar a las personas a acercarse a Dios a través del magnífico maridaje entre el arte y la fe cristiana.

CONÉCTATE CON NOSOTROS

Únase a las más de 40.000 personas que reciben diariamente nuestra Lectura del Evangelio y Reflexión Artística

Ir al contenido